Productos DIY, Salud, Vida

COMO HACER KOMBUCHA EN CASA

A pesar de que el Kombucha es una bebida ancestral, ultimamente ha incrementado su popularidad y por lo tanto también su precio; pocos saben que para gozar de sus múltiples beneficios, no es necesario ir a comprarlo al supermercado vegano – orgánico – fresón de la zona, en donde te venden Kombucha en botellas de cristal soplado, argumentando que  fué producido por sirenas vírgenes del mediterraneo, y obviamente termina costando un ojo de la cara.

Producir tu propio Kombucha en casa es mucho más fácil de lo que te imaginas, y para que no te sientas abrumado por el proceso, aquí obtendrás los conocimientos necesarios para iniciar la aventura de tu primer producción. Anímate a disfrutar de todos sus beneficios desde la comodidad de tu hogar, experimentando con los sabores de tu agrado, y a un precio mucho más económico.

(Si no sabes que es el Kombucha, y te gustaría conocer más sobre el tema y todos sus beneficios, te recomiendo leer aquí)

¿Cómo hacer Kombucha?

El proceso de elaboración lleva dos etapas.

En la primer etapa se logra una fermentación inicial con el hongo (Scoby), en la que el té pasa a un estado avinagrado.

En la segunda etapa se lleva a cabo una segunda fermentación sin el hongo, embotellando el té y añadiendo el jugo frutal de tu preferencia; es en esta etapa en la que aparece el factor gasificado tan característico del kombucha.

La mayoría de las personas producen un galón entero de kombucha, pero en mi caso, yo soy la única que lo toma en casa, entonces prefiero producir sólo ½ galón cada vez, para que no se desperdicie. Si quieres hacer el galón entero, sólo duplica las cantidades de mi receta.

Para preparar ½ galón de Kombucha necesitarás:

Primer Etapa:
  • ½ – 1 taza de té de kombucha natural (resultado de la primer fermentación)
  • Scoby (hongo)
  • Una taza de azúcar de caña refinada
  • 4 bolsas de té negro, verde, oolong (o mezclando un poco de cada uno) / en caso de usar té a granel, necesitarás 1 – 1 ½ cucharadas. Recuerda usar tés naturales sin saborizantes añadidos
  • ½ galón de Agua Natural
  • Recipiente de vidrio de un galón
  • Pala o cuchara grande de madera o plástico
Segunda Etapa:
  • Un poco de Jugo de Fruta de tu preferencia
  • Botellas de vidrio con tapa a presión, o botellas de plástico de agua mineral (la cantidad depende del tamaño de tus botellas, yo usualmente uso 3 – 4 botellas de 16 oz para medio galón)

Pasos para lograr la Primer Fermentacion

1. No usar metal: no debes usar cucharas, contenedores o herramientas de metal al manipular el scoby o revolver tu kombucha, procura usar siempre materiales como madera y plástico; el metal debilita a tu Scoby y puede cambiar el sabor de tu kombucha. El recipiente debe ser unicamente de vidrio, ya que es menos propenso a acumular bacterias, es más resistente y fácil de limpiar.

2. Apartar entre ½ – 1 taza de kombucha natural: siempre debes guardar de ½ a 1 de kombucha natural de tu primer fermentación anterior, y dejarla aparte junto con el Scoby (hongo); estas tazas de kombucha servirán para facilitar el proceso de tu siguiente producción. Si vas empezando, seguramente te van a dar el kit completo, que contendrá el Scoby junto con las tazas de kombucha natural, déjalas a un lado y continua los siguientes pasos.

Puedes comprar el Scoby y el té aquí, y este es el kit que compre yo al iniciar mi producción.

3. Preparar tu té base: pon 2 – 4 tazas de agua a hervir en una olla o tetera, echales 4 bolsas de té (negro, oolong o verde), o si utilizas té a granel, debes echar 1 a 1 ½ cucharadas de té.

4. Agregar Azúcar: Al terminar de infusionar tu té, saca las bolsitas (o cuélalo en caso de usar té a granel) y echa ½ taza de azúcar refinada y revuelve (no debes usar stevia, ni azúcar morena, ni de agave, ni de coco, ni miel; tiene que ser azúcar refinada por que de eso se alimenta el hongo y los otros tipos le son muy difícil de procesar). Recuerda que casi toda el azúcar será consumida por el honguito, y al final de la primer fermentación (1 – 2 semanas despúes), quedará una bebida baja en azúcar para tu consumo.

5. Pasar té azucarado a un frasco de vidrio: en un frasco de vidrio de un galón, vierte el té azucarado, y rellena con agua natural para alcanzar el medio galón; recuerda dejar espacio para la taza de kombucha preparado y el scoby (hongo) que tienes que echar al final.

6. Dejar enfriar: deja reposar tu té en el frasco, hasta que esté a temperatura ambiente; si el té está muy caliente puedes matar el Scoby.

7. Vierte la taza de Kombucha Natural que apartaste al inicio: Ya que tu té azucarado está a temperatura ambiente, vierte ½ a 1 taza de té de Kombucha natural de tu producción anterior, que habias separado al principio, y revuelve.

8. Agregar Scoby a la mezcla: Ya que esta todo listo, pon el Scoby (hongo) dentro del frasco, y ponle una toallita, o papel de cocina, o mantita encima (no lo tapes con una tapadera por que no va a poder respirar el scoby, debes recordar que el Scoby está vivo y necesita aire para sobrevivir). Yo, usualmente le pongo un filtro de café encima con una liga, así puede respirar y a la vez evitas que tu té sea contaminado con polvo, insectos y/o bacterias que pudiera haber en los alrededores.

9. Esperar el proceso de fermentación: deja reposar tu frasco de kombucha durante 7 – 10 días aproximadamente, en una zona que no le de el sol directo y que no sea tan fria (la temperatura ideal es de 68-84°F); trata de no moverlo mucho para que se pueda llevar bien a cabo el proceso de la primer fermentacion.

Pasos para lograr la Segunda Fermentación

La fermentación ideal puede suceder entre 7 – 20 días, dependiendo de la temperatura. Entre más frio se encuentre tu té, más tiempo tarda en fermentar, y entre mas cálido, menos tiempo; lo recomendable es que despúes de 7 días pruebes un poco del líquido (puedes introducir un popote por un lado para no perturbar mucho al scoby nuevo que se esta formando en la capa superior), y lo pruebas para definir que tan dulce lo quieres, pues entre más tiempo pasa, menos endulzado y mas avinagrado estará, pues el Scoby se alimenta del azúcar que añadiste.

Ya que el té está a tu gusto y veas que efectivamente se ha formando una capa nueva de Scoby (hongo) encima del té, puedes embotellar tu kombucha para una segunda fermentacion añadiendole jugos frutales. A mi me gusta mucho la combinación de fresa con un poco de limón, y el de manzana con gengibre, pero hay muchísimas opciones; después de este proceso el kombucha quedará del sabor de tu preferencia y se gasificará naturalmente 😉

1. Separar ½ a 1 taza de kombucha que serán usadas en la siguiente producción: es super importante no olvidar separar esa taza de kombucha por que es crucial echarla para volver a preparar todo (en caso de que olvides separarlas puedes usar vinagre blanco, aunque no es lo más recomendable).

2. Haz que todo fluya al embotellar: un tip para facilitar el proceso, es que mientras embotellas, vayas haciendo los pasos que puse al principio para preparar tu siguiente producción de Kombucha (hervir el té de base, azucararlo, dejarlo enfriar, etc.). En tu próxima producción lo más recomendable es utilizar el Scoby nuevo que se formó en la capa superior y deshechar el viejo (lo reconocerás por que tiene un color ligeramente mas claro y es relativamente fácil separarlo).

3. Para embotellar: puedes usar botellas de cristal (pueden ser de las que se usan para elaborar cerveza en casa), o botellas de plástico de agua mineral. La única diferencia con las botellas, es que con las de plástico tendrás que ser mas cuidadoso en revisar constatemente que tanto ha gasificado tu kombucha, ya que es mas fácil que se exploten si se gasifican demasiado; al usar cualquier tipo de botella, sólo lávalas con agua caliente y vinagre (de preferencia), y si usas jabón enjuágalas muy bien.

En las botellas de tu preferencia vierte un poco del jugo natural que quieras (mas o menos pon como 1/8 de la botella aproximadamente), y el resto llénalo de kombucha (no llenes la botella hasta arriba, deja un espacio de unos dos centímetros por que recuerda que se va a gasificar).

Las botellas de vidrio de 16 oz. que yo usé, las puedes conseguir aquí.

4. Esperar el proceso de fermentación con el jugo: Ya que hayas llenado todas tus botellas, déjalas reposar en una zona no tan fría, en donde no les de el sol directo, y trata de no moverlas mucho para que se lleve bien a cabo el proceso de la segunda fermentación.

5. Revisar gasificación de las botellas: Despues de 4-7 días, comienza a revisar que tan gasificadas están tus botellas (usualmente entre más jugo añadiste, es más rápido el proceso); con las botellas de plástico te darás cuenta que ya esta gasificado tu kombucha por que las botellas se van a sentir mas duras, y con las de vidrio tendrás que abrirlas y checar que hagan ´pop´ por el gas. Ya que notes que hayan gasificado lo suficiente, mételas al refrigerador, y eso frenará el proceso de fermentación / gasificación.

6. Disfruta tu Kombucha Frio: Antes de servirlo puedes colarlo para que no haya restos de scoby dentro del té al tomarlo (recuerda no usar un colador de metal)… y ahora si, toma tu vaso con hielos, vierte, escucha el “sssss” (estilo comercial de CocaCola) y ¡a disfrutar de tu kombucha frio se ha dicho!

¡Cuidados Extra con tu Scoby!

Deben de estar siempre cuidadosos de que el estado de salud de su Scoby sea óptimo y que no tenga rastros de moho ni larvas de mosquitos de la fruta; el hecho de que tenga alguno de estos significa que el scoby no estaba bien cubierto y fué contaminado por algún elemento del medio ambiente y por lo tanto debes tirarlo a la basura y no volverlo a usar;

¿Cómo reconocer al moho?

El moho usualmente se ve como circulitos aterciopelados de color gris, azulado, verdoso que aparecen (siempre) encima de tu Scoby y no abajo; una vez que determines que tu Scoby tiene moho, debes deshechar la producción entera, para no poner en riesgo tu salud.

Moho vs Levadura

Ten cuidado de no confundir el moho con la levadura. La levadurá la verás normalmente en tu producción, y son partículas (blobs, cadenitas, trocitos) cafes que se forman alrededor, encima y por debajo de tu Scoby y que hacen cadenas flotantes en el líquido; la levadura se puede ver desagradable, pero no hace ningún daño a tu producción, simplemente forma parte del proceso de fermentación. En caso de que quieras disminuir la aparición de levadura en tu próxima producción, simplemente cuélala al agregarla al frasco la siguiente vez, pero al verla, no hay razón para considerar deshacerte de toda la producción, pues esta no hace daño a tu salud.

Hay otros tipos de levadura que pueden formarse en tu Scoby que se ven como si tu Scoby tuviera una capa de tul blanco transparentoso encima, estos tampoco ponen en riesgo tu salud, pero pueden darle un sabor mas alcoholizado y olor no tan agradable a tu producción; en dado caso de que los notes, puedes volver a empezar tu producción con un nuevo Scoby, solamente por el hecho de obtener un kombucha con un sabor y aroma mas placentero, pero no debes temer por tu salud. De hecho algunos de estos tipos de levadura la usan muy comunmente las personas que producen cerveza y vino, pero para el kombucha no es recomendable.

Algunas razones por las que puede aparecer moho en tu producción:

  • No cubriste adecuadamente el frasco y fué contaminado por el medio ambiente
  • Añadiste el Scoby al té base azucarado cuando todavia estaba tibio
  • El Scoby y el kombucha que añadiste a la producción no estaba fuerte desde un inicio
  • Añadiste otro tipo de azúcar o miel y por lo tanto el Scoby no pudo alimentarse correctamente y se debilitó
  • La temperatura en donde dejaste tu frasco era muy fría y por lo tanto no se llevó el proceso de fermentación correctamente.

Espero que estos consejos prácticos te sirvan para convertirte en todo un productor profesional de Kombucha 😎.  Cuéntenme cuales son sus sabores favoritos, y presuman su experiencia y los beneficios que sintieron al sumarse en la aventura de consumir este elixir de la salud.

Related Posts

Leave a Reply