Cambios Fáciles, Cuidado Personal, Mundo Verde, Vida

COPA MENSTRUAL Y TOALLITAS SANITARIAS REUSABLES

Seguramente han escuchado hablar de la euforia que han causado la copa menstrual y las toallas sanitarias reusables. Debo admitir que la primera vez que escuché de su existencia, me intrigaron bastante y se llenó mi cabeza de dudas respecto a uso.

Sé que les puede sonar un tanto peculiar hablar de este tema, especialmente cuando se menciona la combinación “reusable” con “toalla sanitaria” y ni se diga de “copa menstrual”; ya sea por morbo o curiosidad, les recomiendo que continuen la lectura, les aseguro que será muy educativa, les cambiará la percepción de cómo ven su periodo y a la próxima que llegue su menstruación ¡hasta le harán una fiesta de bienvenida! aventaremos confettis y globos rojos! y… y… esta bien, exageré, jeje.

Por ser un tema que actualmente muchas y muchos pudorosos siguen considerando “delicado”, no se habla abiertamente de los efectos de las toallas sanitarias y tampones en el medio ambiente, y ni se diga del impacto que pueden llegar a tener en nuestra salud. La realidad detrás de estos prácticos pero a veces mortales artefactos desechables que nos acompañan cada mes, es que tardan alrededor de 400 a 500 años en desintegrarse, y al contener químicos, hay la posibilidad de que nos provoquen síndrome de shock tóxico, que en ocasiones puede llega a ser fatal (si nunca has escuchado hablar de este síndrome, te recomiendo que leas la historia de la modelo Lauren Wasser)

Como verán además de ser altamente contaminantes, definitivamente tampoco son la opción mas saludable de usar cerca de nuestras apreciadísimas partes nobles; especialmente cuando existen opciones sustentables, naturales y bastante cómodas que podemos utilizar, como lo son la copa menstrual y las toallas sanitarias reusables.

Cambiemos el tabú detrás de la Sangre en la Menstruación

La mayoría de las personas ven el ciclo menstrual como algo desagradable, molesto y que se debe de tratar siempre con una cortina de misterio, pero no tiene por que ser así; el periodo es algo bastante natural y no hay razón por la cual tener asco de la sangre involucrada, pues esta fluye en un estado estéril, y sólo deja de estarlo al estar en contacto con el medio ambiente. Velo como que tus manos tienen muchas más bacterias que la sangre de tu periodo; así que el asco que te da al verla o tocarla, es totalmente en vano.

El ver a una mujer en su periodo como si estuviera en estado “inmundo” es una mentalidad totalmente primitiva; puedo entender por que en tiempos antiguos tendrían esa percepción, pues sin la tecnología y los conocimientos científicos actuales debió haber sido complicado entender que sucedía dentro del cuerpo de una mujer al salir sangre de ella cada mes; además de que la sangre brotando de un cuerpo normalmente era sinónimo de muerte en épocas pasadas, pero en la actualidad sabemos qué es lo que sucede exactamente en nuestro cuerpo, y por lo tanto la menstruación, en estos tiempos, debe ser vista como una fuente de vida y salud.

Pero ahora lo que seguramente todas se están preguntando…

¿Vale la pena usar una Copa menstrual?

Definitivamente sí. Dejando a un lado el hecho de que es la manera más saludable y responsable con el planeta de llevar tu periodo, me sorprendió que tan cómodo y sencillo fué usar tanto la copa menstrual, como las toallitas sanitarias reusables. Aunque no les voy a mentir, definitivamente si tienen una curva de aprendizaje, pero nada que no se logre dominar en dos meses de utilizarlas.

Una de las grandes intrigas detrás de la copa menstrual, es el tener contacto directo con la sangre, y el no entender como “esa cosa tan grande cabe ahi adentro comodamente”.

Seamos sinceras, “cosas” más grandes nos caben ahí adentro (if you know what I mean 😏). Las copas están hechas de silicón quirúrgico, el cual es un material antibacterial bastante suave. Introducir la copa menstrual se hace de manera sencilla doblándola o enrollándola con los dedos (hasta que quede del grosor aproximado de un tampón) al soltarla dentro se abre, y gracias al material suave, se amolda perfectamente a las paredes vaginales.

Increíblemente muchas veces no conocemos bien nuestro organismo femenino, e inclusive pensamos que una copa se podría llegar a perder “ahí adentro”. Quiero asegurarte  que no debes temer por tu seguridad, la copa solamente va a descansar en la zona vaginal, que es un área compacta rodeada de músculos muy resistentes, y que tiene una especie de embudo en la parte superior (llamado cervix), que no permite por ningún motivo que la copa se vaya “al infinito y más allá”. Respecto a la sangre, no hay razón para verla con ojos de asco, y definitivamente no te va a dar “roña” en las manos por tener un poco de contacto con ella.

¿Recuerdan ese olorcito tan particular que luego experimentas al cambiarte la toalla? Puedes despedirte de él utilizando la copa menstrual y las toallas sanitarias reusables. Resulta que ese olor es provocado principalmente por los químicos que hay en las toallas y tampones desechables. Como mencioné anteriormente, la sangre de tu periodo fluye en estado estéril, y por lo tanto no tiene olor, ni bacterias al salir de tu cuerpo, y sólo se contamina y puede producir mal olor al entrar en contacto con el medio ambiente.

Pasos para introducir una copa menstrual:

  1. Lava bien tus manos antes de llevar a cabo todo el proceso.
  2. Utiliza el doblez de tu preferencia para introducir tu copa .
  3. Introduce la copa sosteniendo el doblez, y suéltala cuando tengas más de la mitad dentro.
  4. Ya que sientes que se abrió dentro de tu vagina, toma la parte baja de la copa con tus dedos, y rótala ligeramente (para ayudar a que quede totalmente abierta y no haya fugas).
  5. Finalmente pasa tu dedo índice suavemente alrededor de la copa para revisar si aún tiene algun doblez que no deje que forme el sello de aire para evitar fugas. En caso de que aún tenga algún doblez (esto es frecuente con copas suaves, que son mucho más difíciles de poner) vuelve a rotarla ligeramente hasta que se acomode. Si de plano sientes que no logra acomodarse, saca la copa e introdúcela de nuevo.

Pasos para remover una copa menstrual:

  1. Relájate. Siéntate en el inodoro y abre las piernas comodamente.
  2. Introduce tu dedo índice por un lado de la copa y presiónala un poco para romper el sello de aire. Ya que el sello de aire ha sido roto, puedes ayudar con tus músculos vaginales a empujarla ligeramente hacia afuera (que por cierto, es un excelente ejercicio para fortalecer la zona), o simplemente toma la copa de la punta y jálala (ten cuidado si tienes uñas largas, que un rasguño en la zona te puede provocar un buen brinco).
  3. Vierte la sangre acumulada en el inodoro, si tienes un lavabo cerca puedes lavarla con agua, pero si no tienes posibilidad de lavarla, sólo toma un trozo de papel de baño y límpiala antes de volver a introducirla.

*Tip Extra: En los dos primeros días de mi menstruación yo siempre uso un panti protector reusable junto con la copa, ya que por ser días de flujo más abundante, hay probabilidad de tener ligeras fugas. En en resto de los días uso la copa sola sin problemas, aún para dormir.

Estos son los dobleces más comunes que se usan para introducir la copa:

Pueden comprar copas aquí:

  • Yo recomiendo la marca Lunette, es una marca finlandesa de firmeza media; He usado su copa chica desde hace dos años, y me ha funcionado muy bien durante el día y la noche.
  • La marca Lena es un poco más firme y se recomienda para personas que hacen ejercicio, y por lo tanto tienen los músculos pélvicos fuertes. Yo me compré esta copa para usarla principalmente cuando vaya al gym, pues al hacer rutina de pesas, hay veces que con movimientos tipo squats, o desplantes, siento que con al esfuerzo hecho, mis músculos pélvicos se contraen y rompen el sello de la copa, provocando que tenga ligeras fugas o en palabras mas claras, se me termina manchando el calzón; según las opiniones que he leído de los usuarios de Lena Cup, la firmeza de esta copa ayuda a que la copa se mantenga en su lugar al usarla personas con músculos pélvicos fuertes.
  • Copas y toallas reusables de diferentes marcas, Flores Rojas
  • Angel Cup

¿Como escoger una copa menstrual?

Todos tenemos cuerpos diferentes y por lo tanto necesidades distintas al momento de usar una copa menstrual. Seguramente ya te has dado cuenta que hay muchas marcas de copas con formas y tamaños diferentes (unas son mas chaparras y otras mas altas, unas más anchas y otras mas angostas) y esto se debe a que todos tenemos el cervix posicionado a diferente altura, por lo tanto debes considerar lo siguiente antes de comprarla:

  • Es recomendable medir tu cervix para definir cual es el modelo de copa que te quedará más cómodo. El cervix se mide facilmente introduciendo 1 o 2 dedos a tu vagina hasta sentir que lo tocas (el cervix se siente como si fuera la punta de una nariz: firme pero ligeramente suave). Para saber que tan alto o bajo lo tienes, considera lo siguiente:
    • Si al introducir tus dedos no alcanzas a tocarlo, se considera que tienes un cervix alto y por lo tanto puedes optar por una copa mas larga (tipo la diva cup).
    • Si al introducir tus dedos (casi por completo) lo alcanzas a tocar, se considera que tienes un cervix de altura normal y puedes elegir una copa de altura intermedia.
    • Si al introducir tus dedos a la mitad, ya alcanzas a tocar el cervix, significa que lo tienes bajo, por lo tanto es preferible que elijas una copa mas pequeña
  • Una copa firme es recomendable para personas que hacen ejercicio constante o que tienen músculos pélvicos fuertes; en cambio, una copa suave se recomienda para personas con poca actividad física y vida sedentaria. A pesar de esos consejos, yo recomiendo que si eres primeriza, optes por una copa firme. Una copa suave es bastante complicado colocarla correctamente y necesitas maniobrar con tus manos mucho más para que se abra bien y no tengas fugas. En cambio las copas firmes, en cuanto las introduces se abren y se acomodan casi por si solas sin dificultad.
  • La mayoría de marcas de copas, tienen una punta larga para alcanzarla facilmente cuando la tengas que retirar, pero si la tirita te incomoda, puedes cortarla hasta donde tu desees.
  • Una copa no se debe de sentir al traerla puesta, si sientes alguna incomodidad, significa que no la colocaste correctamente.

Esta es una manera fácil de identificar una copa suave de una firme: Noten en la foto como al ponerla una sobre la otra y presionar, es evidente que la copa que es más suave se aplasta con mayor facilidad.

Pero si el usar una Copa Menstrual no es lo mío ¿ahora que?

Si usar una copa menstrual no te da paz, pero aún así te gustaría probar un método eco-friendly y saludable para usar en tu menstruación ¡No Temas! existen las toallitas reusables que de igual manera son una opción increíble y bastante cómoda.

Puede ser que dudes de su efectividad por ser hechas de tela, pero al estar conformadas por materiales muy suaves y tener una base con fibras resistente a la humedad (que se usan muy frecuentemente en los pañales de tela) es poco probable tener un accidente utilizándolas, aún en periodos con flujo abundante.

Hay opciones de toallitas reusables para todo tipo de gustos y necesidades. Desde opciones nocturnas, que son grandes y con protección extra para dormir comodamente; opciones de tamaño normal para flujo abundante y ligero; pantiprotectores diarios, que son mas pequeños y casi imperceptibles; o inclusive opciones ultra delgadas para calzoncillos más delicados.

Verdaderamente son muy cómodas y hay unas de materiales ultra suaves que sientes como si tuvieras una nube entre las piernas. La única desventaja que podría llegar a ver de las toallitas reusables, es que al no tener pegamento en la parte de abajo, estas propensa a que la toallita se te mueva al hacer ejercicio o algún deporte (aunque eso podría ser facilmente solucionado agregando unas tiritas de cinta adhesiva de doble cara a la toallita antes de ir al gym).

Para aventurarte al mundo de las toallitas reusables necesitas:

  • Bolsas impermeables chica y grande (también le llaman bolsas húmedas o wet bags). La grande es para que la utilices en casa y la pequeña para traerla en la bolsa y usarla cuando tengas que cambiarte la toallita fuera de casa. Pueden comprar aquí.
  • Un kit de diferentes tipos de toallitas para que identifiques cuales materiales y grosores son los que te funcionan mejor y sientes mas cómodos. Pueden comprar aquí toallas reusables de diferentes marcas, Flores Rojas
  • Debo admitir que sólo he probado las toallas sanitarias reusables de la marca novel red, compré en sus versiones de: algodón, crushed velvet y ninja, y quedé fascinada; son toallas muy lindas y de tan buena calidad, que hasta dan ganas de que fuera socialmente aceptable poder presumirlas en la calle.

Como lavar las Toallitas Sanitarias Reusables

Yo dudé en aventurarme al mundo de las toallitas reusables, al ver en internet el proceso de lavado tan complicado que muchas personas usaban (en el que las remojaban por varios días, para después poderlas lavar y secar). Después de investigar y probar por mi misma diferentes métodos, llegué a un sistema de lavado que es práctico y que no require gran ciencia para llevarlo a cabo.

Con mi sistema de lavado no necesitas remojar en una cubeta las toallitas usadas (definitivamente la imagen de un caldo de toallita, me produce cero placer). Sólo requieres guardar las toallitas usadas en una bolsa impermeable, y en cuanto termines tu periodo, echas a la lavadora las toallitas junto con la bolsa.

El proceso completo es así de sencillo:

  • Primero, para facilitar el método de lavado recuerda que al quitarte una toallita sucia, solamente debes doblarla por la mitad al écharla a tu bolsa impermeable. Si te quitaste la toallita fuera de casa y la guardaste enrollada con los seguritos puestos dentro de tu bolsa impermeable portátil, sólo recuerda al llegar a casa abrir los seguritos y doblarla por la mitad al echarla en tu bolsa impermeable.
  • Al finalizar tu periodo, toma la bolsa impermeable llena y cuidadosamente voltéala dentro de la lavadora para que salgan todas las toallitas usadas que echaste solo dobladas por la mitad; al no tener los seguritos puestos, no tienes que tener contacto con las toallitas sucias para abrirlas antes de lavarlas, ni tienes necesidad de tocarlas al echarlas a la lavadora, ya que la bolsa la volteas empujándo la tela desde abajo. Al final la bolsa debe de quedar volteada junto con todas las toallitas usadas sueltas dentro de la lavadora.
  • Dependiendo de la cantidad de toallitas que vas a lavar agrega suficiente detergente y OxiClean para que se desmanchen con mayor facilidad.
  • Señala en tu lavadora un cilo que sólo sea para remojarlas con agua fría.
  • Al concluir el ciclo para remojarlas agrega un poco más de detergente junto con OxiClean, y señala en tu lavadora un ciclo de lavado caliente, agregándole al ciclo un enjuague extra con agua limpia (para tener la seguridad de que no queden residuos de jabón en tus toallas).
  • Al concluir ese último ciclo de lavado, puedes secarlas al sol (recomendado especialmente en caso de que queden algunas manchitas), o meterlas a la secadora a temperature baja para que no se maltraten.
  • Si notas que alguna toallita quedo un poquito manchada aún después de lavarla, a la próxima puedes agregarle directamente a la mancha un líquido desmanchante antes de echarla a la lavadora, o el darle un baño de sol también ayuda bastante. Para evitar este tipo de situaciones manchadas, yo procuro comprar toallitas de colores obscuros o con estampados para no batallar tanto en el proceso de lavado.

Inicialmente puede verse abrumador, pero no se dejen desanimar por mi grado descriptivo del proceso, pues de verdad que es bastante sencillo utilizarlas y lavarlas. Después de experimentar la comodidad que pueden vivir en su periodo, usando la copa o las toallas sanitarias reusables, de lo único que se arrepentirán es de no haberlas probado antes.

¡Abran su mente! De verdad no pierden nada probándolas y se gana mucho usándolas.

Related Posts

Leave a Reply